Ganadería familiar

Escrito por

A través de la Fundación para el Desarrollo Agrícola, FIDA, un partner de la ASCIM, los productores indígenas tienen la oportunidad de iniciar una pequeña finca ganadera. Esta posibilidad se conoce generalmente con la designación Profincas F-5. El nombre proviene del nombre del préstamo que inició esta iniciativa en 2000. En el año 2000, el Banco Interamericano de Desarrollo BID, otorgó un préstamo a largo plazo a FIDA para que las familias indígenas puedan establecer una granja ganadera. El sistema funcionó de tal manera que cinco familias indígenas se unieron y solicitaron a la comunidad el permiso para el uso de 100 hectáreas de tierra. Después de que su solicitud fuera aprobada, el grupo solicitó a FIDA un crédito para el establecimiento de la finca de ganado. El dinero, que fue dado en el año 2000, sirvió en aquél entonces para 32 grupos.
El crédito era único. A través de los años, sin embargo, FIDA ha podido formar más grupos con el fondo. De hecho, el crédito de BID a FIDA se había puesto a disposición durante 20 años, pero los préstamos de FIDA sólo tenían un plazo de 10 a 12 años. Así, más dinero volvió al fondo de lo que tenía que ser devuelto al BID, por lo que a lo largo de los años se formaron 13 grupos más.
Algunas comunidades indígenas están tan convencidos del proyecto que han comenzado a reservar dinero en sus respectivos presupuestos comunitarios para el establecimiento de fincas ganaderas familiares. La comunidad pone el dinero reservado a disposición de la FIDA, que lo presta a los productores interesados de esta comunidad y regresa el dinero a la misma después de haberlo recibido nuevamente. Por lo tanto, FIDA es sólo un miembro vinculante en esta cadena de producción. Esta autofinanciación es, por supuesto, sólo posible en las comunidades más grandes, que tienen un presupuesto estable. Por el momento (2015), FIDA coopera con seis grupos, que fueron creados con fondos propios de la comunidad.
También fueron realizados los primeros pasos que empresarios privados de la zona puedan participar en el proyecto Profinca, ya sea haciendo una donación a FIDA o por medio de un crédito gestionado por FIDA y también devuelto por esta fundación.
Siempre se registra también el apoyo de los empleadores. La condición para unirse a un grupo Profinca es que cada una de las 5 familias proporcione dos ganados cada una. Estos animales proveen casi exclusivamente los empleadores de las personas interesadas. Demuestra el fuerte apoyo de la parte empresarial local para el proyecto a lo largo de los años.
Las fincas familiares reciben asesoramiento técnico tanto de ASCIM como de FIDA. Incluye el manejo de los pasos burocráticos en el servicio de salud animal de SENACSA, la labor de contabilidad, las vacunas y la coordinación de ventas de bovinos. Por lo tanto, los productores son únicamente responsables del trabajo cotidiano en la ganadería.
Una vez pagado el crédito, los grupos pueden seguir recibiendo este asesoramiento técnico al firmar un contrato correspondiente con FIDA.

 

FaLang translation system by Faboba

FIDA          FRICC          UTA          AMH Grupo de Cajas Ascim          FTC          IMO          MCC

Contacto

Dirección y Contacto

ASCIM
Calle Trébol c/ Hindenburg
Filadelfia, 40
9300 Fernheim
Paraguay

 

Tel. 0491 432231
Email: info@ascim.org
Áreas específicas

Boletín de Noticias